Antes de empezar

PLANIFICAR EL FUTURO JARDÍN
EL PLANIFICADOR DEL JARDÍN DEBE ANALIZAR LA DISPONIBILIDAD
ECONÓMICA O CAPACIDAD INVERSORA DEL CLIENTE.
El abordar un proyecto de un gran jardín puede implicar la necesidad de destinar grandes recursos económicos para su ejecución.  Por ello debe evaluarse y planificarse de manera adecuada la capacidad económica inversora disponible. Por otra parte las metas a alcanzar deben estar claras. Dicho de otra manera; Debemos definir con claridad qué modelo de parque o jardín se pretende, cuánto cuesta, de cuánto dinero se dispone y por tanto programar la intervención en plazos asequibles. La paciencia es una rara virtud en la ejecución de un jardín. La búsqueda de la inmediatez de los resultados es una meta muy frecuente que a veces coarta la posibilidad de desarrollo de un proyecto con interés intrínseco que precisa de un medio o largo periodo de tiempo hasta ser culminado.


2 cuestiones se deben tener en cuenta;


Un Diseño adecuado. Cabe resaltar la importancia de la calidad del diseño, de la integración en el paisaje, del respeto a los valores ecológicos y naturales. Debe también concebirse como un modelo sostenible, es decir ecológicamente respetuoso y económicamente viable  - que considere el adecuado mantenimiento con unos costes razonables-.

Capacidad de gestión posterior.  En el contexto anteriormente mencionado del diseño de un espacio sostenible, debe matizarse que ello no implica en modo alguno la ausencia de mantenimiento. En demasiadas ocasiones se crean jardines en los que luego no cuentan con suficientes medios o estos no fueron previstos para realizar las tareas de conservación. Por tanto han de garantizarse, para asegurar la viabilidad del proyecto los suficientes recursos para gestionar y realizar el mantenimiento, con la dotación económica  y de medios técnicos y humanos suficientes.
0